La Jornada: Espectáculos – Carlos Bonfil: El ángel

Noticias

Buenos Aires, 1971. Su nombre verdadero, Carlos Eduardo Robledo Puch. Diecisiete años. Adolescente lampiño y rubio, de aspecto andrógino, modales suaves y sexualidad ambigua. Sus camaradas en el colegio lo llaman Carlitos, un poco por desdén, un poco por cariño. Hijo único de una familia de escasos recursos, parece tener en casa todo permitido. Sus padres, presencias apagadas, un tanto sometidas a los altibajos temperamentales de ese niño prolongado, adulto muy precoz, que es Carlitos, viven en perplejidad continua por el inexplicable enriquecimiento del vástago imperioso que pronto se convierte en sostén de la familia. En realidad se trata de un ratero nato, para quien el hurto es una profesión como cualquiera otra. Su especialidad es desvalijar joyerías, casas particulares o armerías, robar autos para incendiarlos después en algún terreno baldío. Además de todo eso, y de modo muy especial, es un asesino metódico y frío, capaz de intimidar a sus propios colegas de crimen, sin tiempo ni ganas para torturar a sus víctimas mortales, pues sus disparos, certerísimos, son fulminantes. Su absoluta falta de escrúpulos, su incapacidad para sentir piedad o expresar remordimiento, lo vuelven una bestia humana, un chacal, como lo denomina la prensa sensacionalista en esa Argentina de los años negros de la dictadura militar, un régimen hecho muy a la medida de este taciturno ángel exterminador.
   
Fuente: https://www.jornada.com.mx/2019/03/17/espectaculos/a07a1esp?partner=rss    
La Jornada: Espectáculos   
Noticias de la sección de Espectáculos del diario mexicano La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *